Cómo jugar a ser Dios en tu móvil con Pocket God

0

Pocket God para Windows Phone

El otro día ya hablábamos de Fruit Ninja, uno de los juegos que se han atrevido a cambiar de plataforma cruzando desde iOS a Android, hasta llegar a Windows Phone. Pocket God es otro de los títulos que ya empiezan a ser un clásico dentro de los juegos para móviles, siendo un arma infalible contra el aburrimiento que podremos sacar allá donde nos encontremos. Estética sencilla y divertida, multitud de acciones y posibilidades, sistema de logros… Así es Pocket God para Xbox LIVE, disponible ya en todos los Windows Phone con acceso a Marketplace.

Opciones en Pocket God

Como su propio nombre indica, Pocket God es un Dios de bolsillo, con el que crearemos nuestra tribu de indígenas, les daremos de comer, alteraremos el tiempo de la diminuta isla en la que viven y, superado el pudor del inicio, les maltrataremos hasta el límite por pura diversión. Sí, esto es lo verdaderamente entretenido: lanzarnos al mar, enfurecer a las hormigas para que ataquen a nuestros indígenas, lanzarles rayos encima para electrocutarlos… Las maldades no tienen fin. Y sin los cargos de conciencia que entrañaría ser un Dios verdadero, así es Pocket God para Windows Phone. Como aliciente en esta versión, dispondremos de los logros propios de Xbox LIVE.

Pocket God para Windows Phone

Pocket God está disponible en Marketplace a un precio de 2,99 euros, cantidad sensiblemente superior a los 0,79 que vale en Android o iPhone. Por contra, disponemos de un modo demo gratuito bastante funcional.

Compartir
Artículo anteriorApict, fotografías con aspecto de Polaroid
Artículo siguienteWindows Phone 7 en el HTC HD2 con acceso a Marketplace
Escritor aficionado y profesional del "picateclas", soy un enamorado de los móviles desde que cayó en mis manos un Alcatel One Touch Easy de Airtel hace más de doce años. Adoro Android y ya he tenido cuatro móviles con este sistema. Colaboro en varias páginas más de la red de Bemoob y podéis encontrarme en Twitter, soltando cualquier cosa que se me pase por la cabeza. Y es una amenaza...

No hay comentarios

Dejar respuesta